Cómo hacer un biohacking genético

Guía Cómo hacer un Biohacking genético

En 1953, coincidiendo con la creación de los primeros computadores informáticos, James Watson, Francis Crick y Rosalind Franklin descubren el código genético, fuente de la vida. Ambas disciplinas, la ingeniería informática y la ingeniería genética con los años evolucionarían por caminos totalmente distintos.

En una época en la que los computadores eran un elemento de lujo de los laboratorios de investigación más exclusivos, un grupo de chavales se atrevió a secuestrar uno de estos ordenadores para convertirlo en su hobby. Motivados únicamente por el reto intelectual que suponía y por el ansia de mejorar lo existente, se reunían, en el poco tiempo libre que las clases del MIT les dejaban, para introducir modificaciones en el software de estos computadores. Fue la flexibilidad de su ambiente de trabajo, la creatividad y la pasión
por su hobby lo que provocó los avances que posteriormente obtuvieron.

Años después la historia se repite con el código fuente de la vida, los genes. Como la ingeniería de computadores, la ingeniería genética ha sido tradicionalmente una disciplina exclusiva de los grandes laboratorios académicos o privados, totalmente separados del resto de la población.

Existe una diferencia respecto a la ingeniería computacional; Trabajar con genes es más peligroso que trabajar con computadores. Por ello en el núcleo de este nuevo movimiento hacker está la concienciación sobre un uso responsable y cauteloso de las técnicas que intentamos democratizar.

El lector podrá observar cómo esta bioseguridad que necesitamos aplicar a nuestras acciones es un pilar en esta guía.

El equipamiento de laboratorio tradicional sigue siendo caro, pero hoy en día tenemos la suerte de tener planos, de casi todas las máquinas necesarias, en cientos de repositorios abiertos. En la sección "recursos" podrás encontrar algunos de estos repositorios, así como tiendas online dónde adquirir reactivos y equipos de bajo coste.

Durante el resto de esta guía nos centraremos en un proyecto en particular. Nos pondremos en las botas de un biohacker para aprender a leer el código genético y descifrar si en una muestra de saliva existe presencia de virus o no. Por supuesto, como todavía estamos aprendiendo y no disponemos del equipamiento necesario para trabajar con muestras infecciosas, no lo haremos con muestras reales, sino con una simulación que no
 

 Descarga en PDF