Introducción

El paseo urbano colectivo como una oportunidad para convertir la ciudad en algo que se puede amar y resignificar:

"Mirad, por favor, con detenimiento a las ciudades reales.
Y mientras miráis, también podríais escuchar,
quedaros un rato y pensar en lo que veis"

Jane Jacobs, 'Muerte y vida de las grandes ciudades'

Desde que en 2010 tuvimos nuestra primera cita en una Gran Vía que aquel año celebraba su centenario, muchas son las experiencias vividas por el paseo de Jane: hemos recorrido, escuchado, mirado, narrado, sentido diferentes barrios y distritos de Madrid (Lavapiés, Carabanchel, Latina, Tetuán, Cañada Real Galiana, Arganzuela, Vallecas, Chamberí, Malasaña) aprendiendo y hablando de urbanismo, de vivienda, de patrimonio, de mercados de abasto, de huertos urbanos, de memoria histórica, de centros sociales, entre otros muchos temas, siempre desde el convencimiento de que la calle es un espacio público de encuentro por reivindicar y que las ciudades podemos hacerlas y habitarlas de otros modos.

El paseo de Jane en Madrid comienza su andadura inspirado por el Jane's walk, que surge en Toronto como homenaje a la urbanista y activista Jane Jacobs (1916-2006). Esta iniciativa busca poner en práctica el urbanismo a pie de calle que propugnaba Jane Jacobs a través de paseos cuyo principal objetivo es el encuentro de vecinos y vecinas.

Jane Jacobs

En estos recorridos no sólo se atraviesan barrios y calles, sino que se propicia y provoca el diálogo entre quienes pasean poniendo en valor la propia experiencia de quienes habitan las ciudades:

"Los procesos que tienen lugar en las ciudades
no son en modo alguno arcanos, comprensibles sólo para los expertos.
Casi todo el mundo puede comprenderlos.
Muchos ciudadanos corrientes ya los entienden perfectamente;
lo que ocurre es que no han puesto nombres a estos procesos
o bien no han reparado en que, comprendidos sus mecanismos
de causa y efecto, si queremos, podemos dirigirlos"

Jane Jacobs, 'Muerte y vida de las grandes ciudades'

Muerte y vida de las grandes ciudades

Esta idea de que cualquiera sabe mucho más de urbanismo de lo que creemos se toma en Madrid: el Jane's walk se rige por el código abierto, está abierto a que se tome y se replique, sólo exige que sean paseos por la calle, abiertos a la participación y que la fecha coincida con la del aniversario de la homenajeada, Jane Jacobs, el 5 de mayo.

Cada vez somos más quienes pensamos que las decisiones acerca de cómo son o deberían ser nuestras ciudades no incumben únicamente a quienes esgrimen un título o un cargo que acredite un saber experto, sino que entendemos que se trata de algo que nos atañe a todos y a todas no sólo en sus consecuencias, sino también en sus gestaciones y sus decisiones. Quienes vivimos en las ciudades no somos individuos aislados unos de otros, indiferentes los unos a los otros y a lo que sucede en nuestras calles y en nuestros barrios. Ni asumimos como algo inevitable que las ciudades sean hostiles, inhabitables. Ni somos impotentes ante lo que en las ciudades acontece.

Pasear con otros puede ser tanto una manera directa de saber qué sucede y qué nos sucede en estas calles que transitamos, qué otras posibilidades se han dado o se pueden dar, como una herramienta para trazar de manera colectiva y compartida nuestros barrios y nuestras ciudades. Al ser paseos colectivos, se comparten y se construyen memorias y deseos tramando relatos preñados de la potencia de la acción colectiva y, por ello, capaces de resignificar y de transformar(nos).

Cada vez somos más los y las cualquiera que nos sentimos parte de 'El paseo de Jane', que se ha ido convirtiendo en una red cada vez más extensa de paseantes conformada tanto por quienes participan de los paseos como por quienes se animan a organizarlos en sus barrios, algo que en Madrid se hace de manera asamblearia y abierta. Éste es precisamente el rasgo que nos distingue.

Carecemos de una organización fija, no hay un colectivo definido que se encargue de organizar los paseos, sino que apostamos porque sea un proceso y una herramienta que cualquiera pueda tomar y en la que cualquiera pueda participar. Este es el motivo de que queramos participar de estas guías que son 'La Aventura de Aprender'. Entendemos que estos paseos y su organización abierta, compartida y colectiva ya son en sí mismos una puesta en práctica de otros modos de hacer ciudad, al vincularnos a quienes participamos en ellos como habitantes de la ciudad atravesados por la misma y por quienes viven en ella. Al pasear con otros, las calles que solemos recorrer indiferentes, como si de meros tránsitos se tratasen, lugares de paso obligado para ir de un lugar a otro, recobran su espesor. Y los rostros con los que nos cruzamos a diario, ganan en profundidad. Al pasear con otros, la ciudad es más nuestra.

SUBIR