Introducción

Toma los medios

Cuando se habla de medios de comunicación, solemos imaginarnos unas infraestructuras complejas y poderosas que disponen de edificios, oficinas, maquinaria especializada, tecnología avanzada, un nutrido equipo humano y técnico, un departamento de marketing y publicidad... Nos han educado en la idea de que sólo es posible crear una televisión, una radio o un periódico si se cuenta con un gran capital. Sin embargo, desde Radio Guerrilla pensamos que el sistema se puede hackear y una forma de hacerlo es creando nuestros propios medios de comunicación. Con un equipo doméstico y un grupo reducido de personas podemos montar nuestra propia emisora, rompiendo así la cadena de información unidireccional y con intereses económicos y empresariales que tienen las radios comerciales o, incluso, los intereses políticos de una radio pública. El objetivo no es hacerles la competencia sino crear espacios propios y empoderarnos con las herramientas tecnológicas y comunicativas que necesitamos para contar lo que nos pasa y nos interesa, para comunicarnos y ser más libres.

Cómo hacer una radio 1

De la FM a la radio online

Hace casi dos décadas se anunció de nuevo la muerte de la radio a manos de internet como ya ocurrió antes con la aparición de la televisión. Pero internet no sólo no la ha matado sino que la ha impulsado enormemente. Poco a poco la radio online y los podcasts han ido comiendo terreno a la radio FM tradicional. En nuestro país el 80% de la población accede regularmente a internet y más de la mitad escucha radios online o descarga podcasts. Una radio online es un medio de comunicación que, con las nuevas TIC, podemos hacer funcionar a través de internet, sin necesidad de una frecuencia en el espacio radioeléctrico. Las emisiones pueden realizarse en directo mediante una conexión en streaming o a través de los podcasts, programas grabados y almacenados en internet que podemos descargar en cualquier momento para escucharlos. Este tipo de radio puede realizarse con un equipo de sonido de bajo coste pero con el que conseguiremos producciones de alta calidad.

Por qué ahora

Vivimos un momento social, político y cultural muy particular, en el que se están produciendo transformaciones a gran velocidad, y en el que estamos asistiendo a una grave crisis del modelo productivo tradicional. Una situación extremadamente cambiante a todos los niveles en la que adaptarse es tan difícil como necesario. Estos cambios también afectan a los medios de masas tradicionales, que se enfrentan a un nuevo paradigma de la comunicación en el que el oyente también se convierte en emisor de información y se sitúa en el centro de la acción. Un campo abonado para los medios de comunicación distribuidos y las emisiones en red, en el que se pasa de la información periódica a la información en tiempo real, y de la comunicación de masas a la especialización, acariciando el viejo sueño de la información instantánea y a la carta.

En este contexto, la radio online se proyecta como una herramienta eficaz para que colectivos que comparten afinidades actúen como ciudadanos conscientes y responsables, tomando parte de manera activa en la sociedad. Una de las formas de hacerlo es empoderarnos a través de las herramientas de comunicación que, gracias a internet y al acceso a la tecnología, resultan imprescindibles para contar y contarnos.

Montar nuestra radio nos permite dar voz a una comunidad con unas necesidades e intereses propios (la mayoría de las veces no atendidos por los medios tradicionales) y crear una red de contactos y apoyos. Si interpretamos el término comunidad como un ámbito geográfico concreto, habremos creado una plataforma que podrá dar respuesta a la necesidad de información hiperlocal, y si lo interpretamos como grupo con intereses afines, habremos abierto un nuevo canal de intercambio multidireccional de opiniones en un tema especializado.

Qué nos aporta

Hacer radio es, por encima de todo, algo divertido. En el proceso de creación de un programa radiofónico se mezclan todo tipo de emociones positivas que hacen que nos enganchemos y deseemos formar parte del equipo. Ese sentimiento de pertenencia ayuda a romper el aislamiento al que estamos acostumbrados y a vincularnos a otras personas con las que compartimos unos mismos intereses.

Estamos en la era de la inmediatez, en la que 140 caracteres se valoran más que los textos elaborados. Desarrollar los contenidos para realizar un programa de radio, nos obliga a profundizar en los temas más allá de un tuit y a comprenderlos para poder contarlos posteriormente. Así, la preparación de nuestros contenidos es una labor de autoformación en la que estamos aprendiendo y haciéndonos expertos sobre algo que queremos transmitir a nuestra audiencia.

Cómo hacer una radio 2

Existen diversas formas de hacer radio, pero desde Radio Guerrilla proponemos usar metodologías colaborativas porque han demostrado ser una herramienta muy eficaz para generar entornos de trabajo más ágiles en los que se comparten habilidades y conocimientos que estimulan los procesos de creatividad, permitiendo sacar el trabajo adelante con una importante reducción del esfuerzo individual y favoreciendo la toma conjunta de decisiones.

Cuando formamos parte de una redacción colaborativa aplicada a la radio, el guión se crea entre todos, practicamos una renuncia del 'ego' haciendo que nuestro 'yo' se diluya contribuyendo a engrandecer la inteligencia colectiva. No se trata de perder nuestra identidad individual, sino de verla como parte de un conjunto enriquecido por las aportaciones de todos los miembros del equipo.

Escuchamos la radio mientras hacemos un montón de actividades. Nos sirve para entretenernos, para estar informados, para aprender cosas nuevas, para formarnos una opinión, para que la música nos acompañe, para desconectar... ¿Y si en lugar de situarnos del lado del altavoz o de los auriculares nos ponemos delante del micro? ¿Y si en vez de escuchar la selección de canciones de un programa creamos nuestra propia playlist para compartirla con otros? ¿Y si en lugar de asumir lo que nos cuentan otras personas creamos nuestros contenidos en base a nuestras inquietudes? ¿Y si en vez de sólo escucharla hacemos nuestra propia radio?.

SUBIR