Introducción

¿Cuántas veces has bajado a un lugar público a practicar deporte y has coincidido con más personas? ¿Cuantas veces querías jugar y no has logrado que tus amigos fueran? ¿Cuántas veces has pensado ojalá pudiera jugar de forma periódica pero sin las rigideces y los malos rollos de las ligas ya existentes?

Respondiendo a estas cuestiones nació en 2012 la Liga Cooperativa de Baloncesto de Madrid. Ante la subida de los precios de las ligas municipales y las ganas de poder jugar partidos sin tener que coordinarnos cada vez con diferentes personas, creamos este proyecto. Durante ese verano, dos grupos de amigos que solíamos quedar a jugar al baloncesto en el barrio de Prosperidad (Madrid), cansados de que las opciones para jugar de una forma organizada fueran las ligas municipales o privadas, nos preguntamos: ¿por qué no montamos una liga? Y esto inevitablemente nos llevó a la siguiente pregunta: ¿cómo queremos que sea nuestra liga? A continuación describimos sus características más relevantes.

Es una liga de baloncesto:

porque tiene un formato de competición deportiva con un calendario (flexible), unas normas de juego, una clasificación y un reconocimiento a los mejores. Eso sí, dichos reconocimiento no se basan meramente en los resultados, sino que también incluimos a los equipos más deportivos y que mejor ambiente generan durante la liga.

Es cooperativa y autogestionada:

porque se trata de construir la liga entre todas las personas que participan en ella, sin depender de las decisiones de unos pocos, de los ingresos económicos (es gratis), del ayuntamiento o de ninguna empresa. Todas las decisiones, desde las normas de juego o participación hasta la duración de los partidos, se debaten y consensuan en las asambleas. Cada equipo se responsabiliza y tiene la autonomía para desarrollar las tareas necesarias para el mantenimiento y crecimiento de la liga.

Es inclusiva:

porque fomentamos la participación de todas las personas sin hacer distinción por género, raza, clase social o nivel de juego.

Es social:

porque colaboramos con asociaciones y colectivos para seguir "haciendo barrio" y fortalecer el tejido asociativo de forma que podamos construir una ciudad más habitable y equitativa.

Desde el comienzo del proyecto nos fijamos unos objetivos esenciales que son los que marcan el camino de la liga:

  • Promoción del deporte como una herramienta de salud mental y física.
  • Generar espacios de confianza y empoderamiento colectivo: todas somos protagonistas y responsables del proyecto.
  • Recuperar valores en el deporte como la honestidad, humildad y respeto. Aquí somos tod@s amig@s y no rivales.

En estas ocho temporadas las características e innovaciones que más han sorprendido en el ámbito de una liga deportiva han sido las siguientes

  • Jugar sin árbitros.
  • Jugar sin tener que pagar por ello.
  • Gestión común de las canchas públicas.
  • Liga abierta.
  • Liga participativa

Por si queda alguna duda, lanzamos esta sencilla pregunta: ¿para qué jugar en una liga cooperativa?

  • Para practicar deporte recuperando valores deportivos más sanos como la honestidad y el juego limpio.
  • Para ampliar nuestras redes sociales y de amistad
  • Para aprender que podemos ir más allá de nuestros límites.
  • Para aportar tu granito de arena en la construcción de una alternativa de ocio deportivo saludable y abierto a todas y todos.

Imagen del proyecto

SUBIR