Baila a tu manera

En continua exposición. Coreógrafos constantes, bailarines: eso somos las 24 horas del día, sabiéndolo o no. Cada cuerpo, público y privado, en variaciones. En la quietud y el movimiento.